jueves, 29 de mayo de 2008

¡Soy guionista, soy emprendedor! Entrevista a JESÚS DÍAZ


El cine y sus protagonistas (2008)

Sabemos que te llamas Jesús Díaz. Para más señas, guionista de «Jacinto Lara». Pero, ¿Quién eres? ¿Quién dice que eres guionista? 
Soy Jesús Díaz. ¿Quién soy? Uno de tantos soñadores que un día se dio cuenta que lo que le gustaba en realidad era hacer cine, pero desde ese día hasta hoy ya he madurado ese concepto y a pesar que no he tenido la oportunidad de estudiar cine formalmente, he luchado por prepararme; leo mucho al respecto y asisto a los cursos que tengo posibilidad. Me gusta tanto el área de guión que ya he dictado cuatro talleres de nivel introductorio para personas que sienten la misma necesidad de contar historias que yo sentí hace 5 años. Pero además de eso, soy un emprendedor, este año participaré por tercera vez consecutiva con un proyecto de negocio relacionado con la producción audiovisual en el Concurso IDEAS 2008 (www.ideas.com.ve) y para ésto cuento con el apoyo del Club de Emprendedores de la UCLA.
¿Quién dice que soy guionista? Principalmente yo, porque estoy convencido que es lo que quiero hacer. He escrito varios guiones: un largometraje, un mediometraje, dos cortometrajes, dos monólogos y recientemente el unitario sobre el General Jacinto Lara. Para los que necesitan verlo por escrito, ya estoy inscrito como guionista en el Registro de Cinematografía Nacional bajo el No. 2183
“Un ideal para vivir” ¿Cómo elaboraste ese guión? ¿Qué pautas seguiste? ¿Cuál es tu técnica?
A pesar de haber escrito varios guiones, éste fue el primero que escribía sobre un personaje de la vida real y de una importancia histórica tremenda. No quise redactarlo a manera de documental ya que considero que nuestra historia no tiene nada que envidiarle a la de otros países que realizan enormes superproducciones; además, se requería una producción dramática que les brindara la oportunidad a los alumnos del curso de actuación, de tener su primera experiencia delante de las cámaras. Al investigar sobre el General Jacinto Lara, tuve la oportunidad de entrevistarme con el poeta Ramón Queralez y el Dr. Cañizales Verde quienes me aportaron valiosísimos datos sobre su vida; pero la mayoría de esa información se remontaba a su faceta como militar al lado de nuestros grandes próceres. Personalmente, sentí curiosidad por saber de sus primeros años e investigue hasta que encontré una anécdota de su vida como comerciante que me pareció muy interesante para explotar desde el punto de vista dramático, como fue su enfrentamiento con el terrible bandido conocido como Guardajumo.
¿Tuviste que hacerle correcciones a la historia original o la aceptaron tal como la presentaste?
Afortunadamente, Alfredo Leal me dio luz verde para la realización del guión y cuando le presenté el primer borrador, la historia le gusto desde el principio; claro que hubo algunas correcciones pero no eran de fondo. Luego, él realizó una adaptación para televisión donde respetó en más del 90% el guión original y los pequeños cambios que introdujo fueron para mejorar la historia; posterior a esa etapa nos reunimos con nuestro Director de Arte y Costumbrista, Prof. Ricardo Valecillos, quien nos hizo observaciones acerca del uso de ciertas expresiones que no eran acordes con la época.
¿Cómo fue trabajar con el director Alfredo Leal?
Es el primer director con el cual trabajo, siempre estaba dándome consejos de como lograr que las cosas sucedieran, y estos consejos los valoro mucho porque son cosas que no se aprenden en los libros. En ocasiones su formalidad para las cosas me desesperaba, pero gracias a ese esmero fue que logramos terminar el rodaje con pocos recursos. Admiro la capacidad que tiene para organizar las cosas y dirigir a más de 70 actores en escena, sin duda alguna fue una gran experiencia para mí; ya que no hay mejor manera de aprender que con la práctica.
Lo malo y lo bueno, como guionista, de esta experiencia.
Lo malo, ver como la falta de recursos obliga a que las cosas no se realicen como se plasmó en el guión y peor aún, como se planificó durante la preproducción.
Lo bueno, tener mi primer guión producido y haber conocido y compartido con tantas personas que contribuyeron a construir lo que no eran más que palabras escritas en un papel.

¿Qué le recomendarías a alguien que quiera incursionar en la escritura de guiones?
Si tiene la posibilidad de estudiar de manera formal que no desperdicie la oportunidad; y si no la tiene, que aprenda todas las reglas de los grandes gurús para que después puedan romperlas, innovar y presentar historias originales.
En Estados Unidos, los guionistas estuvieron en huelga. Exigían más control sobre su obra e incluso; que se les tomaran en cuenta a la hora de escoger el reparto. ¿No te parece -todo ésto- un exabrupto?
La principal razón de la huelga de guionistas fue por motivos económicos, a mí parecer, justas reclamaciones en cuanto a la forma desigual como se reparten las ganancias que genera una producción audiovisual. El trabajo de un guionista es apasionante, nos involucramos mucho con las historias puesto que somos quienes las creamos, antes que el primer espectador la vea en la gran o en la pequeña pantalla, ya ha sido proyectada en nuestra mente una y otra vez, incluso antes que el director realice su propuesta estética. Pero todo guionista debe darse su puesto, hacer cine es un trabajo de equipo, cada uno de los profesionales que participan en una producción tienen una responsabilidad que cumplir y aunque no es responsabilidad de un guionista elegir a los actores que interpretarán a sus personajes, en ocasiones se escribe para un actor o actriz en específico; si el mundo fuera perfecto se tomaría en cuenta la opinión de los guionistas en éstos y otros casos; pero lamentablemente no lo es. Si quieres tener control sobre tu guión, debes ser también el productor y conseguir los recursos económicos para realizar tu guión; de lo contrario se está a merced de quien consigue el dinero.
Entrevista:
Pablo Arapé