martes, 24 de junio de 2008

Cine Penitenciario

En un momento en que la inseguridad se ha convertido en un problema de alarmantes proporciones, y la sociedad clama por acciones que permitan disminuir significativamente la delincuencia; hay quienes han decidido hacer algo al respecto. Livia Montes, una admirable y valiente mujer, desde 1994 ha venido utilizando el cine y el audiovisual como herramienta para ayudar a quienes traspasaron el margen de la ley; una labor que muy pocos realizan y prácticamente nadie se atrevería a efectuar. Desde los lugares más violentos y peligrosos del país, las cárceles venezolanas, Montes se ha dado a la tarea de difundir el cine y realizar talleres de producción audiovisual para motivar a las personas allí recluidas y contribuir a su reeducación. Reclusos de alta peligrosidad, capaces de manejar un arma con firmeza y sin escrúpulos, manifiestan torpeza y nerviosismo al intentar operar una cámara de video o fotografía. Paradojas como ésta, han permitido a Livia Montes hacerles ver a los reclusos, que las mismas manos con las cuales se cometió un crimen, pueden ser ahora utilizadas para realizar algo bueno, productivo y creativo; capaz de recuperar la condición de humanidad pérdida en algún momento de la vida.



A través del Cine Club Waleker, asociación que dirige Livia Montes, una labor encomiable como la descrita, comienza a rendir frutos. “Aquí empezó todo” es un cortometraje documental resultado de la participación, de un grupo de reclusos de la cárcel de Yare I, en un taller de video popular realizado por la Asociación Cultural Waleker. En este documental, los reclusos escriben, protagonizan y comparten producción con su realizadora, Livia Montes y sus colaboradores. Recientemente, Montes estuvo en la ciudad de Barquisimeto para dar a conocer este trabajo, el cual se proyecto en el Cine Club Charles Chaplin, Cine Club Kisuidi, Centro Cultural Guachirongo, Cine Club Voces Urgentes y el Centro Penitenciario Centroccidental (Uribana). Particularmente, en el Cine Club Charles Chaplin, dirigido por Juan Luis Rodríguez (en la foto junto a Livia Montes), el público asistente ofreció comentarios muy positivos en relación con el cortometraje y la labor de Montes.
En la actualidad, Livia Montes está trabajando en la pre-producción de otro cortometraje documental, que seguramente seguirá contribuyendo para alejar de la violencia, a quienes la misma les quitó la libertad.
Escrito por:
Guillermo Chávez
Foto superior:
Cortesía de la Asociación Cultural Waleker