lunes, 9 de marzo de 2015

Culmina rodaje de “Hijos de la sal”



Cortesía de Cine en Línea 
Las Salinas de Las Cumaraguas, ubicado al noreste de la península de Paraguaná del estado Falcón, es el sitio natural que acoge la historia de “Hijos de la sal”, largometraje de ficción que rodaron los hermanos Luis y Andrés Rodríguez durante 7 semanas desde el 21 de enero 2015.
La Península de Paraguaná es un sitio que conocen muy bien los hermanos Rodríguez, ya que en esa zona han realizado cuatro documentales. “El lugar siempre nos sedujo, tiene una potencia expresiva que tratamos de retratar y quisimos hacer una ficción en este paisaje”, comentó Luis Rodríguez. 
Los hermanos Rodríguez reconocen que les interesan las historias de familia que estén de alguna forma quebrantadas. Demostrar cómo los hijos viven bajo las sombras de lo que han hecho sus antecesores y cómo esto los mantiene en un destino atávico que los personajes están tratando de liberarse. Esa carga espiritual está presente en esta película.
Esta historia está protagonizada por el primer actor José Torres, conocido también como “Tacupay” por su mítico personaje indígena de corte totuma de la novela Kaína (1995), quien a sus casi 90 años se mantiene activo. Para esta película interpreta a Evaristo, un padre que en agonía de muerte tiene una última voluntad para sus hijos. 
Acompañan a este gran actor, los jóvenes que por primera vez participan en una película. María Alejandra Jimenez (María), nacida en Barquisimeto y estudiante de teatro en Unearte en Caracas, es su primera vez en cine y admite que le encantaría continuar su carrera compartiendo la tablas y la gran patalla; Terry Goitia (Enrique) oriundo de Moruy, uno de los pueblos indígenas más antiguos de la península de Paraguaná; Anibal Grunn (Santiago), actor de dilatada trayectoria en cine, teatro y televisión, la actriz Yixi Villegas interpretando a Maritza, entre otros. 
La película “Hijos de la sal” también dedica un espacio para la formación, puesto que para incluir al pueblo en el proceso de creación, los hermanos Rodríguez realizaron talleres de iniciación al cine y actuación a los miembros de la comunidad de Las Cumaraguas. 
Con esta historia profunda y espiritual, que cuenta con la participación de comunidades y aprendices, los hermanos Rodríguez apuntan a un cine no convencional, tratando de que “Hijos de la sal” sea una búsqueda más misteriosa y expresiva. 
Fuente: 
Cine en Línea / CNAC
TMI Proyect