martes, 8 de septiembre de 2015

La Red de Cine Larense repudia la acción delictiva sufrida por algunos de sus miembros


Recientemente, el Cineclub Charles Chaplin fue víctima de la delincuencia al sustraérsele de sus oficinas, ubicadas en el Colegio de Abogados del Estado Lara, varios equipos utilizados para sus actividades de proyección de películas. Con esta acción también salió afectado el Cineclub El Aprendiz, otro centro de cultura cinematográfica de la ciudad que realiza una valiosa actividad comunitaria en la Urb. Antonio José de Sucre, ya que unos de los equipos hurtados pertenecía a este cineclub. Ambas organizaciones culturales forman parte del Circuito de Difusores Cinematográficos de Lara, por lo que, este deplorable hecho representa un duro golpe a la difusión del cine alternativo en la ciudad. 
La Red Estadal Popular de Cine y Audiovisual de Lara se ha manifestado públicamente rechazando esta acción que perjudica a ambos Cineclubes, siendo el Chaplin, el más antiguo de la ciudad con casi 40 años de labor en pro del desarrollo de la cultura cinematográfica. Este cineclub, fundado por Juan Arcadio Rodríguez, pionero del cineclubismo larense, es un patrimonio cultural de la región y merece ser reconocido y protegido como tal. En tal sentido, la Red de Cine Larense exhorta públicamente al Colegio de Abogados del Estado Lara, sede del Cineclub Charles Chaplin y quien hasta ahora ha brindado su apoyo para su permanencia y funcionamiento durante casi 4 décadas, a que mantenga su interés y haga seguimiento a las investigaciones que los organismos de seguridad del estado realicen para que se pueda determinar la responsabilidad del hecho y se apliquen las sanciones conforme a la Ley. 
Los cineclubes, que surgen en Francia en 1920 como parte de ese movimiento vanguardista europeo que se propone convertir el cine en un arte, son espacios de encuentro para el análisis, la investigación, el desarrollo y el disfrute del séptimo arte. La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, establece en su artículo 99, referido a los derechos culturales y educativos, lo siguiente: “Los valores de la cultura constituyen un bien irrenunciable del pueblo venezolano y un derecho fundamental que el Estado fomentará y garantizará,…”. Por lo tanto, lo ocurrido en el Cineclub Charles Chaplin merece el repudio y la acción pertinente de todos los entes gubernamentales y culturales de la región, así como, de todos los cinéfilos y espectadores en general, beneficiarios con derecho de este arte que representa el cine.
Fuente: 
Prensa REPCAL 
Foto cortesía del Cineclub Charles Chaplin